Osvaldo Chiavazza: artista plástico

Estilo muestra con panorámicas la intimidad de los ámbitos donde los artistas crean. Esta vez, el artista plástico mendocino muestra parte de su mundo: Mandrágora Galería es el espacio que inauguró su esposa Andrea Cano y donde expone una muestra de ilustraciones en tinta, con divertidas historias y seres extraños.

El nombre… Osvaldo Chiavazza, artista plástico, pintor, escultor, dibujante. Nació en Mendoza en 1970, estudió en la Escuela provincial de Bellas Artes de Mendoza.

Actualidad… Luego de tres años de trabajo y residencia en Buenos Aires, creó una escultura sobre la Pachamama de 7 mts de alto, en la Universidad de San Martín. “Hago esculturas, pero monumentales”, sentencia.

De vuelta a Mendoza… El jueves, su esposa Andrea Cano inauguró Mandrágora Galería, un espacio donde el artista fue protagonista de la apertura, con una muestra de ilustraciones realizadas con lapiceras.

Su arte… “Me gusta hacer, lo que yo pueda hacer. Si quiero ponerme hacer retratos, que me salga. Es una cuestión de insistencia, me cuesta muchísimo todo, pero lo hago”, dice sobre su curiosidad y perseverancia.

Cuarteto de huesos. Es una de las veinte ilustraciones realizadas en tinta, que forman parte de su nueva muestra, que expone en la flamante galería de Capital. “La ilustración está al servicio de contar una historia, de contar algo con humor. Me sirve mucho para decantar y volver a la pintura. Es una catarsis interna”.

Esculturas en la galería. “Aleteo” (talla en olivo), la escultura del mendocino Fernando Rosas, es parte de la exposición con la que abrió el espacio. Luis Scarfati, Marta Vicente, Germán Álvarez, Fernando Rosas, Nora Lezano, son algunos de los diez artistas que expondrán en la Galería, durante el primer año.

Maestro y amigos. Entre los dibujos y libros sobre el escritorio de la sala, se traspapela el programa de una muestra junto al escultor Fausto Caner (maestro) y el artista plástico Daniel Ciancio (amigo desde la infancia). Por ambos siente un afecto fraterno.


Por: Lorena Misetich · Fotos: Orlando Pelichotti
Ver nota original