Mis modelos están en la calle, habitan mi memoria. Los encuentro sentados en el subte, o en un bar, en el reflejo de un espejo, pasan raudamente por la vereda, ellos no saben que los observo con ojo de dibujante. El arte griego buscaba un ejemplar perfecto, una suma de formas armónicas; Leonardo aconsejaba prestar atención a lo que uno dibujaba porque la tendencia es autorretratarnos. El modelo clásico era una figura de ocho cabezas de alto, siete y media si buscabas acercarte...